Pilates en tu dolor de espalda

Pilates en tu dolor de espalda

Tienes un dolor de espalda, fuiste al médico y te diagnosticaron algo como lumbalgia-lumbago, dorsalgia… Te recomendaron hacer algo de ejercicio, como caminar, o directamente te dijeron que sería recomendable que acudieras a la piscina o a la escuela de espalda. Incluso quizá te recomendaron que hicieras Pilates. ¿Es bueno el Pilates para mis problemas de espalda?

Si bien es cierto que los aumentos en los niveles de actividad física y la reducción del sedentarismo en general son positivos para nuestros problemas de espalda, ciertas formas de ejercicio más específico pueden ser más beneficiosas a la hora de afrontar problemas concretos.

Las clases de Pilates, siempre que estén bien estructuradas, supervisadas y realizadas en grupos pequeños y con objetivos, estarían a medio camino entre el Ejercicio Terapéutico individualizado y la realización de actividad física más genérica, como salir a caminar, la natación, etc.

Ciertos tipos de pacientes, en fases iniciales o con características concretas, puede que necesiten de una atención personalizada por parte de un fisioterapeuta formado en Ejercicio Terapéutico, que ayude a conseguir una funcionalidad que permita la realización de las Actividades de la Vida
Diaria (AVD) o la incorporación a grupos de ejercicio como puedan ser las clases de Pilates. No obstante, gran parte de la población podrá beneficiarse directamente de estos grupos en los que se supervisa a los alumnos y se toman en cuenta una serie de cuestiones que cuidarán de la salud de los mismos, permitiéndoles trabajar en un entorno seguro.

Algunas ventajas del trabajo en grupo reducido:
– Mayor nivel de control sobre los alumnos que en un grupo grande
– Atención por parte de personal cualificado (en nuestro caso fisioterapeutas)
– Mayor adherencia a las clases por las dinámicas que se crean en los grupos
– Mejora de autoestima y confianza
– Aumento de las capacidades al tiempo que haces una clase amena
– Desfragilización del alumno, por el componente lúdico de las clases
– Siempre que seamos aptos para el trabajo grupal, es más asequible

Muchos de los aspectos que hemos visto son atribuibles a la realización de actividad física en general, pero los grupos reducidos añaden básicamente 2 grandes ventajas: la concreción de los ejercicios y la tranquilidad por parte del alumno de estar haciendo algo beneficioso.

Si os ha sido de interés, en posteriores entradas podremos hablar del Pilates Studio (máquinas) y el Pilates Mat (suelo). Os anticipo que os podéis beneficiar de ambos tipos, siempre que se adapte a vuestras necesidades.

¡Tened buena lectura!

Paco Arreza. Fisioterapeuta, TSAAFD, con diferente formación de postgrado en Ejercicio Terapéutico y Readaptación Funcional, Pilates Mat (suelo) y Studio (máquinas), Terapia Manual, entre otros.