Mi experiencia

Mi experiencia

Hola, me llamo Ana y soy fisioterapeuta, imparto clases de Fisiopilates en Sanae, y os quiero contar mi experiencia con el Pilates y como ha cambiado mi visión sobre él.

Cuando hice el curso de Pilates con Sanae, aprendí muchísimo, es cierto que algunas cosas las sabía y otras me sonaban, pero la gran mayoría me sorprendieron. Y es que descubrí que el Pilates no es solo una sucesión de posturas y ejercicios, es algo que va más allá. Cada movimiento tiene su por qué y su finalidad. El Pilates engloba cuerpo y mente, haciendo que trabajen sinérgicamente y que quien lo practique conozca y controle
su cuerpo, evitando lesiones, mejorando dolores e incluso haciendo que desaparezcan las tensiones del día.

A pesar de lo mucho que me gustó, no se me había pasado por la cabeza seguir este camino una vez terminada la carrera, y es que solemos tener la errónea idea de que un fisioterapeuta SOLO puede hacer su trabajo en consulta con el paciente tumbado en la camilla. Totalmente FALSO.

Aquí, trabajando en Sanae he podido comprobar cómo día a día mis alumnos mejoran, corrigen su postura y la trasladan a su día a día, haciendo que su vida sea más saludable y previniendo posible lesiones futuras. Es una sensación de satisfacción ver como alguien que a penas se puede mover por el dolor o tenga alguna limitación física se vaya
superando a si misma y vaya mejorado, y cuando mira atrás se da cuenta de lo que ha conseguido y quiera más, quiera seguir superando obstáculos, quiera seguir fortaleciendo su cuerpo, quiera controlar cada vez más sus movimientos, quiera seguir año tras año trabajando con nosotros y el Pilates sea para ellos algo irreemplazable.

Todo aquel que se dedique a mi profesión sabe la sensación que se siente cuando ayudas a alguien a mejorar, a sentirse bien consigo misma y como finalmente logra disfrutar con el movimiento.

Estoy feliz de haber elegido este camino y con ganas de seguir aprendiendo y formándome en esta disciplina tan especial.