Lumbalgia

Lumbalgia

A día de hoy está muy presente la palabra lumbalgia. ¿Quién no la ha sufrido o conoce a alguien que haya pasado por una? Se considera un problema de salud y a nivel socio-económico, por los gastos directo e indirectos que supone esta enfermedad, ya que tiene una alta incidencia de incapacidad laboral. Pero, aunque es muy conocida, también son muy dispares las ideas que se tiene sobre las lumbalgias. En Sanae Fisiopilates queremos despejar toda duda y aclarar en qué consiste y que no debes dejar de hacer tanto para prevenir como para tratar tu lumbalgia.

La lumbalgia es un dolor local o referido que aparece en la zona lumbar, acompañado generalmente de tensión muscular y con posibles síntomas neurológicos. Es muy frecuente y afecta por igual a ambos sexos y puede aparecer a cualquier edad. Constituye la segunda causa de Atención Primaria (AP), afectando al 75-80% de la población. A pesar de todo, tiene un buen pronóstico, y los casos agudos suelen mejorar en un plazo de entre una semana y un mes.

Entra dentro de las alteraciones de músculos, tendones, vainas tendinosas, síndromes de atrapamiento de nervios, alteraciones articulares y neurovasculares. Desempeñando un papel fundamental los aspectos psicológicos y la experiencia personal. Uno de los factores psicológicos con mal pronóstico es el miedo evitación, el cual consiste en que los pensamientos catastrofistas del dolor te llevan a evitar ciertos movimientos o actividades, y te crea una hipervigilancia, generando un círculo vicioso que perpetúa la lumbalgia.

Existen numerosas causas que provocan lumbalgia, entre las que encontramos causa mecánica, inflamatoria, neuropática, traumática o visceral. A esto se le añaden los factores de riesgo clásicos como son trabajos pesados, malas posturas mantenidas, movimientos repetitivos, vibraciones…

Lo importante es hacer un buen diagnóstico realizado por un profesional cualificado, para poder realizar el correcto tratamiento y conseguir la pronta recuperación.

Hay varias formas de clasificar las lumbalgias. Puede ser según la duración: aguda (menos de 4 semanas), subaguda (entre 4 y 12 semanas) o crónica (más de 12 semanas); o según la especificidad: específica (causa conocida y constituye el 20%) o inespecífica (causa desconocida, es la más común, llegando al 80%).

La lumbalgia tiene una gran variedad de tratamientos. En Sanae nos encanta el movimiento, y es que no hay nada como el ejercicio terapéutico para tratar este tipo de lesiones. Mediante el Pilates aprendes a controlar tu cuerpo y a corregir la postura. Tanto si sufres lumbalgia como si quieres prevenirla, te recomendamos que practiques Fisiopilates. No solo notarás mejoría sino que no querrás dejar de practicarlo.

Bibliografía

1. Adilene Rubí García Saaib, Araceli Janet Cervantes Soto, Fernando Cortes Navarrete, Xenia YahairaTorres Bonilla, Gilberto Mercado Mercado. Estudio cualitativo de padecimientos de lumbalgia en estudiantes universitarios del área de salud en Tepic, Nayarit

2. Juan Luis Díaz Cerrilloa, Antonio Rondón Ramos, Susana Clavero Canoa, Rita Pérez González, Javier Martínez Calderón, Alejandro Luque Suarez. Factores clínico-demográficos asociados al miedo-evitación en sujetos con lumbalgia crónica inespecífica en atención primaria: análisis secundario de estudio de intervención.